El vino es una de las bebidas más antiguas que se conocen, sus orígenes se atribuyen a países como Francia, España e Italia, pero a pesar de esto existen países en Sudamérica que producen vinos dignos de ser reconocidos mundialmente. ¿Sabes cuáles son?

Año con año se lleva a cabo una de las competencias más grandes de vinos: Decanter World Wine Awards. En su edición del 2019 otorgó premios a vinos originarios de países sudamericanos, a continuación, te hablaremos de los primeros 5 que se incluyen en la lista.

El vino Carmen Gran Reserva Cabernet, de origen chileno, con una puntuación de 97 se convierte en el primer lugar de los mejores vinos sudamericanos. Es un vino tinto con intenso y profundo color rojo rubí. La nariz presenta aromas a grosellas, moras, dulce de regaliz y notas a cedro que se tornan suaves y elegantes. Es ideal para acompañar con carnes rojas, de igual forma combina muy bien con aves de caza, venado, riñones, ganso y quesos maduros.

El vino Dedicado Gran Corte de Finca Flichman posee un color intenso violeta con matices de color rubí. En su aroma se perciben diferentes capas con recuerdos a pimienta, eucalipto y algo de chocolate en el fondo. Es de origen argentino, del año 2015 y obtuvo una puntuación de 97 en el Decanter World Wine Awards.

Lahuen de Terra Noble de origen chileno es un vino elegante, de color rojo profundo. Posee una nariz marcada por notas a cassis y ciruelas. Tiene una gran complejidad gracias a sus doce meses de crianza en barricas nuevas de roble francés que le permiten ser un vino de gran autenticidad. Su maridaje ideal son las carnes de caza, estofados y carnes con salsas espesas.

En el cuarto y quinto lugar se encuentran 2 vinos de Undurraga, bajo el nombre de T.H. Carbernet Sauvignon y T.H. Syrah, ambos de origen chileno, lograron obtener un puntaje de 97 en la ya mencionada competencia. El primero es un vino con gran intensidad de color y los mejores niveles de estructura y acidez. Con aroma a frutos rojos, es denso, amplio, fresco y expresivo, con potencia perceptible, pero sin aristas. El segundo posee aromas a murtas, grosellas negras, mermelada de ciruelas negras, café tostado, charcutería, canela, pimienta negra, cardamomo y tabaco. En la boca es de acidez media-alta, con taninos suaves, delicados, es de final largo.

En Rosa Negra contamos con una gran selección de vinos argentinos y chilenos que no puedes dejar de degustar Cancún, Tulum o Polanco, nuestros platillos serán el complemento ideal para acompañar ese delicioso vino y poder disfrutar de la mejor experiencia.