Hay tantas recetas e ingredientes como personas en este mundo. Precisamente, la diversidad en la cocina es uno de los puntos más enriquecedores cuando se trata de preparar platillos originales que hagan las delicias para todos. Así, en los últimos años, una filosofía de vida que incide directamente en nuestras mesas se ha expandido por todo el planeta: el veganismo.

Cabe mencionar que, más allá de una simple dieta o una moda, el veganismo implica todo un estilo de vida que tiene que ver con la conciencia de nuestro entorno y cómo convivimos con la naturaleza. En un sentido estricto, se trata de evitar la explotación de los animales en las industrias alimentarias, calzado, cosmética y textil, así como estar en contra de actividades que pudieran causarles sufrimiento.

Una de sus manifestaciones más notorias es la alimentación. La dieta vegana se refiere a la eliminación del consumo de carne, pescado, lácteos, huevos y miel, de tal manera que solamente se permiten la ingesta de productos de origen vegetal y orgánico.

Por lo mismo, hay algunas personas que confunden el veganismo con el vegetarianismo. La principal diferencia radica en que los vegetarianos eliminan los productos animales, pero no los que provienen de ellos. De tal manera que el veganismo se considera parte del vegetarianismo, pero con características propias.

Fue precisamente esta diferenciación la que motivó al inglés Donald Watson a fundar la Vegan Society en 1944, desde donde acuñó el término y unificó la filosofía vegana a partir del estilo de vida que él mismo seguía desde 20 años atrás, ya que se había criado en una granja y estaba en contra del trato que recibían en ella los animales.

A partir de ahí surgió este movimiento que ha tenido un crecimiento importante en los últimos años. En Estados Unidos, en 2017, un estudio publicó que el 6 por ciento de los consumidores se declaraban abiertamente veganos, lo que suponía un crecimiento del 500 por ciento desde 2014. En el mismo informe se señala que un 44 por ciento de los alemanes declararon seguir una dieta “baja en carne” frente al 26 por ciento de 2014.

Si bien es una realidad que la mayoría de los veganos conscientes suelen llevar un estilo de vida saludable, la mayoría de los nutriólogos coinciden en que algunos de los alimentos que se evitan contienen ciertos nutrientes que pueden procurarse de otras formas, además de la recomendación de comer de la forma más variada posible e incluir complementos alimenticios con vitamina B12, vitamina D y Yodo, además del Omega-3.

Por lo anterior, las dietas vegetarianas se caracterizan por ser ricas en vegetales, cereales, legumbres, germinados, soja y derivados de la misma. A partir de estos ingredientes se pueden hacer combinaciones y recetas propias que, en ocasiones, emulan a las comidas que incluyen alimentos de origen animal, como ocurre con la carne de soja o la leche de almendras.

¡Muchas de estas recetas son deliciosas! Por eso, entre los platillos especiales de Rosa Negra, contamos con diversas opciones para los comensales que siguen esta filosofía de vida. Nuestro menú vegano incluye desde un exquisito carpaccio de portobello hasta la hamburguesa vegana, pasando por verduras orgánicas al Josper, tostadas de tinga y ensalada de guanábana. ¡Tenemos opciones para todos los gustos!