Después de una excelente comida siempre es necesario un complemento para la sobremesa y quedar 100% satisfecho.

El Carajillo, es uno de los digestivos más solicitados por aquellos que saben disfrutar de los placeres de la vida. Su sabor cremoso a una buena temperatura con hielos, da una sensación reconfortante que no cae para nada pesada al estómago.

Pero no siempre la deliciosa bebida se tomó relajadamente al terminar de comer.

El origen del Carajillo tiene diferentes versiones. Una de ellas se remonta a los tiempos revolucionarios en Cuba, cuando los soldados españoles mezclaban brandy con café para darse “corajillo” y entrar en combate.

Otra versión, y la más aceptada, es de acuerdo con la Enciclopedia de Barcelona, la cual explica que el Carajillo es invento de la comarca del Barcelonés que logró extenderse por toda España cuando cada mañana se les daba a los esclavos un carajo, es decir, un café con ron para motivarlos en sus jornadas laborales con alegría y energía.

La última hipótesis responde a  que lo trabajadores del transporte en Barcelona, no tenían tiempo de beber su café y copa de licor por separado, entonces optaban por mezclarlos en un solo vaso para cumplir con su puntualidad. Mientras fisionaban sus bebidas, decían la expresión  Que Ara Quillo,  en catalán significa Que me largo, es así de donde proviene el nombre Carajillo.

No importa el origen sino la deliciosa costumbre de beber un refrescante  Carajillo y compartir una velada con amigos o pareja. En Rosa Negra lo preparamos en tu mesa sirviendo el brandy y café con un delicioso aroma y bajo una presentación única que impregna la personalidad de nuestro concepto.

Disfruta con nosotros y toma un Carajillo en Rosa Negra.

Reserva aquí.